Cada vida es vocación

La Pastoral Vocacional en el Seminario

Hola, somos Guille, Valls y Paco, el equipo de pastoral vocacional de este curso. A partir de hoy comenzaremos los “lunes de pavo”, en los que os contaremos un poquito lo que hemos ido haciendo para promover las vocaciones al sacerdocio. Este lunes os explicamos que es la pavo y como podéis ayudarnos. ¡Hasta el lunes próximo!


“Cada vida es vocación”

Señaló el Beato Pablo VI. Dios nos llama a todos los cristianos, desde toda la eternidad, a una forma concreta de entrega, para “dar vida” de una manera determinada. Esta es la vocación, una llamada de Dios al hombre para responderle , un plan de salvación que comienza descubriendo lo que Dios quiere de nosotros para seguirle con generosidad.

Este vocabulario es bastante común en un Seminario. De hecho, todos los que hemos sentido de forma especial la llamada de Dios a seguirle como Sacerdotes nos implicamos en nuestra propia vocación para profundizar en ella, discernir los signos que Él ha puesto en nuestra historia y responderle con un Sí generoso. Pero, a la vez, el Seminario se interesa porque cada vez, más chicos y chicas, respondan a su vocación, al igual que tratamos de hacer nosotros. Todo el seminario se implica en esta tarea, desde los formadores y el Rector hasta los propios Seminaristas.

 

¿Que es la Pastoral Vocacional?

La “pavo”, como coloquialmente nombramos al equipo de Pastoral Vocacional, está compuesto por un grupo de seminaristas que tienen como cometido principal hacer que la comunidad diocesana rece por las vocaciones. “Rogad al dueño de la mies que envíe operarios a su mies” (Mt 9, 38); por tanto la misión principal es promover la oración por la vocaciones; Dios quiere que le pidamos que nos envíe pastores para su pueblo. Y en segundo lugar, la tarea de proponer la vocación a los más jóvenes, mediante el testimonio de una vida entregada a Dios y algunas iniciativas dirigidas los se encuentran en el momento de elegir su estado de vida, con el objetivo de que se decidan a plantear su vida en Dios, en clave de vocación.

“La pastoral vocacional es un encuentro decisivo con el Señor”

Por esa razón el grupo de Pastoral Vocacional trabaja en colaboración estrecha con la Delegación de Juventud de la Diócesis, porque a partir de ese encuentro personal con el Señor, necesariamente surge la pregunta: “¿Qué mandáis hacer de mí?, que decía Santa Teresa, o “¿Qué he hecho por Cristo? ¿Qué hago por Cristo? ¿Qué debo hacer por Cristo?” que nos dice San Ignacio de Loyola en los Ejercicios Espirituales.

Pidamos al Señor que continúe enviando vocaciones santas en nuestra Iglesia; matrimonios valientes que se decidan a educar sus familias en Cristo, y personas consagradas a Dios que vivan su vocación con radicalidad de entrega a Dios en servicio a los demás.

Equipo de Pastoral Vocacional