Por lo pasado gracias, por lo futuro sí

Sin duda alguna, este artículo, se trata de un artículo pobre, casi sin sentido, ya que se trata de una tarea verdaderamente difícil, sino imposible, poner por escrito todo lo que ha supuesto la persona de D. Antonio en nuestras vidas, tanto a nivel personal, como a nivel institucional. En estos momentos solamente podemos dar gracias a Dios por tanto bien recibido, solamente podemos aclamar con el salmista: “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres” (Sal. 125)

Queremos desde este medio darle las gracias al que ha sido nuestro padre y rector durante estos años, darle las gracias por su amor a Dios y a María, por su amor al sacerdocio y a las almas, por su amor y fidelidad a la Iglesia y especialmente a nosotros que caminamos hacia el sacerdocio, en quienes ha entregado su vida durante estos años.

Gracias porque en ti siempre hemos podido encontrar un padre, un amigo, un hermano, un testigo del amor de Dios en nuestro día a día.

El Seminario de San Pelagio, los sacerdotes que han salido de él en los últimos 14 años y los seminaristas que ahora mismo nos formamos, queremos darle las gracias a nuestro padre y rector D. Antonio, por todos estos años de su vida entregados en la formación de los futuros sacerdotes, por medio de este video que hemos realizado para la ocasión.

En la tarde-noche de hoy ha tenido lugar una acción de gracias a Dios por la persona y la obra de nuestro querido rector, hemos comenzado celebrando juntos el Seminario Mayor y Menor, la Eucaristía, para dar gracias al Padre por el regalo que ha sido don Antonio en nuestras vidas y en nuestro seminario. Después hemos compartido la cena y hemos tenido un rato de compartir juntos en el que le hemos entregado algunos regalos de agradecimiento.

Te encomendamos especialmente a la Virgen, a San José y a San Pelagio, para que ellos te acompañen, te guíen y te fortalezcan en tu nueva tarea.

¡Por lo pasado gracias, por lo futuro Sí!