Entrevista a Néstor Huércano

Queridos amigos, os dejamos hoy una entrevista que le hicimos a nuestro hermano Néstor antes de que se fuera de ejercicios de preparación para recibir la ordenación de diácono el próximo día 8, esperamos que os guste y a cambio, pide por Néstor y David


1- ¿Qué le dirías a un joven que se está planteando entrar al seminario?

Le diría aquello de nos decía Juan Pablo II en su ultima visita a España: “vale la pena entregar la vida por la causa de Cristo”. Es verdad que aun no he tenido la experiencia de vivir la vocación sacerdotal pues aun no he sido ordenado pero después de mirar estos años de mi vida en los que he estado en el seminario puedo decir que Cristo tiene la capacidad de llenar el corazón y hacernos felices como nada ni nadie lo hará jamás. Le diría que no tenga miedo pues Jesús nos ha llamado para dárnoslo todo con Él.

2- ¿Cómo afrontas esta próxima etapa del diaconado, que es lo que se mueve en el corazón de un joven que va a entregar su vida al Señor para siempre?

Como es normal y todos sentimos ante un don tan grande y un compromiso para toda la vida, siento el miedo lógico al ver la grandeza de la llamada y la pobreza del que es llamado. Pero estos días son para abandonarnos confiadamente en los brazos del Padre, cómo se abandonó Jesús en los momentos previos a su pasión. La única actitud es la confianza y de ella me nace una gran paz y una gran alegría. Sé por experiencia que Dios no falla.

3- ¿Qué significa para ti ser diácono, es decir, servidor de tus hermanos?

Creo que el diaconado, para los que hemos sido llamados al sacerdocio, es la ultima lección antes de configurarnos totalmente con Cristo por el sacerdocio. Antes de ser ordenado sacerdote como los apóstoles en la ultima cena Jesús en estos meses, me quiere enseñar aquella gran lección que enseñó a sus apóstoles antes de instituir la Eucaristía y hacerlos sus sacerdotes, y es el servicio. El Señor quiere enseñarme que no puedo acercarme  al sacerdocio como un privilegio sino como un servicio en bien de mis hermanos.

4- ¿Qué le pides al Señor en estos momentos?

Le pido en estos momentos lo que le pido siempre, ser todo de Él para que pueda amar a mis hermanos como los ama Él, con su mismo amor. Con eso lo tengo todo.

5- Os ordenareis D.m. en una fiesta de la Virgen, ¿Qué ha supuesto la Virgen para ti en tu vocación y en tu periodo de formación?

La Virgen lo es todo, es el camino mas seguro para llegar a Jesús, en estos años de seminario he ido aprendiendo que la Virgen siempre esta, aunque nosotros no la veamos, es como cuando el niño pequeño esta jugando en el salón creyendo que esta solo, incluso para hacer alguna trastada, y su madre desde la cocina lo mira y lo escucha con esa vigilancia que solo da el amor, así muchas veces yo no he tenido presente a la Virgen en mi vida, pero sé que ella nunca se olvida de mí. Nunca me ha faltado su ayuda en los momentos de necesidad. Ademas providencialmente seremos ordenados diáconos D.m. el día de la Inmaculada y sacerdotes, si Dios quiere el día de su Inmaculado Corazón. ¡Cuánto le debo a mi bendita madre Inmaculada!.

6- ¿Qué le dirías a las personas que están leyendo esto?

Lo primero les doy las gracias, porque si están leyendo nuestra entrevista es porque nos sienten como parte de sus familias. Les pido que recen por nosotros, para que como María hagamos en cada momento su voluntad y el sí que decimos ahora al Señor, sea un sí hasta el final de nuestras vidas, como la Virgen hasta el calvario. Espero que el Señor os bendiga.

Néstor Huércano Barroso